“La falta de identidades digitales no es un problema tecnológico, sino legal” CEO de Xpass

Image for post
Image for post

Ernesto Cueto es el CEO y uno de los tres co-fundadores de Xpass. Ernesto nació y creció en México. Ha estudiado y vivido en Francia, República Checa y Estonia. Actualmente, está terminando su maestría en tecnologías y servicios de gobernabilidad electrónica en la cual su principal foco de estudio ha sido el desarrollo de identidades digitales en el sector público y privado.

Xpass nació de su frustración personal al tener que rellenar formularios infinitos para acceder a servicios en línea y ante la necesidad de tener que recordar múltiples contraseñas, métodos de verificación y autenticación que no son fáciles de usar.

En su experiencia, Ernesto ha visto que las empresas pierden en promedio hasta el 50% de sus clientes potenciales durante los procesos de incorporación y verificación.

Esto es un dolor de cabeza para las empresas.

Inspirado por los servicios electrónicos de Estonia, Ernesto vio la necesidad de llevar una solución similar y adaptada a las necesidades en México. Xpass permite a los usuarios crear una cuenta en línea con su información personal y utilizar la autenticación en dos pasos que les servirá para verificar su identidad. En cuanto la cuenta está creada, cualquier empresa que trabaje con Xpass podrá registrar a sus nuevos clientes usando los datos ya registrados, con el consentimiento del usuario.

En mi día a día, me ocupo de varios temas relacionados con la verificación de identidad. Desde asegurarme que los clientes puedan enviar dinero de un país a otro hasta trabajar con los mayores proveedores de identificación del mundo. He adquirido suficiente conocimiento para darme cuenta de que la comprobación de identidad no debería ser un proceso lento.

Los gobiernos emiten documentos físicos de identidad, estos documentos ya contienen información confiable de quién eres y considero que es una pérdida de tiempo y recursos cuando las empresas tienen que pedir información para verificar a sus clientes nuevamente. Muchos bancos e instituciones gubernamentales ya tienen esa información y el poder compartir esto digitalmente debería de ser gratuito, incluso debería ser un derecho para los ciudadanos.

Quedé totalmente impresionado cuando me mudé a Estonia y experimenté lo fácil que era acceder a servicios gracias a la identidad digital. Esto significa que la identidad digital no es un problema tecnológico, es un problema legal. Me gustaría ver que este tipo de soluciones existan en México de la misma manera que lo hacen aquí en Estonia. Y si el sector privado es el que necesita impulsar este cambio, entonces que así sea.

Xpass está resolviendo el problema de usabilidad. Estamos demostrando que la identidad digital como parte de la verificación de usuarios contribuirá a obtener mejores resultados comerciales. Xpass permitirá a las empresas poder vincular su producto a más usuarios al incrementar su accesibilidad, y todo eso con mayor seguridad.

Algo que México podría aprender, es a lograr una mejor cooperación y colaboración con el sector privado. Sé que la identidad digital en México a veces es vista como una forma de permitir la corrupción y si el sector privado no está incluido en la construcción de identidades digitales debido a los temores de corrupción, entonces estaremos estancados y eventualmente el costo de no innovar lo suficientemente rápido se va a sumar a ello. Desafortunadamente, tomará otro evento similar como el que estamos viviendo para impulsar la verdadera transformación digital.

Estonia nos ha mostrado lo opuesto. La identidad digital ahorra una gran cantidad de tiempo y recursos, además de hacer a un gobierno y empresas más competitivos. En Estonia, el sector público y el privado han trabajado juntos para lograr esto. Mientras las empresas privadas desarrollaron la tecnología detrás de las identidades digitales, el sector público ayudó a implementarlo en todos sus servicios. Las firmas digitales han ahorrado alrededor de un 2% al PIP y esto es solo el comienzo de un proceso de digitalización masiva.

Es importante recordar: el hecho de que exista una identidad digital no significa que la gente la vaya a usar. Las identidades digitales son útiles si hay servicios a los que se puede acceder con ellas. Por ejemplo, cuando se necesita crear una cuenta para una empresa de paquetería y envíos, para un fintech, al iniciar sesión en la banca en línea, o el registrarse para una cita con el médico. Las identidades digitales no buscan mejorar absolutamente todo, buscan mejorar el proceso. No es que crear una identidad digital mejorará todo, es todo un proceso.

Image for post
Image for post

Con esta solución el robo de identidad se convierte en un tema secundario. Es bastante difícil robar la identidad de alguien si el acceso a ella depende del usuario. Podemos verlo incluso en Estonia, donde las tasas de fraude del robo de identidad son muy bajas.

Lo que lo dificulta es el hecho de que nos inclinamos a ver solo tres niveles de confianza para un usuario: autenticación, identificación y reutilización. Para autenticarte necesitas algo que sabes, algo que eres y algo que tienes, para la identificación necesitas una identificación emitida por el gobierno y para la reutilización necesitas una plataforma que pueda garantizar la seguridad y la integridad de los datos para todo el proceso. En Xpass, estamos proporcionando esa plataforma.

En segundo lugar, la identidad digital es una solución muy fácil de usar. Incluso si alguien intenta hackear el teléfono del usuario o hackear su cuenta, esta se puede desactivar como una tarjeta de débito. Sería bastante obvio para el usuario. El usuario recibe una notificación con la solicitud de enviar primero el PIN 1 para acceder a un servicio y luego confirmar la transacción con el PIN 2. Pero solo el usuario conoce el PIN 1 y el PIN 2, lo que significa que el usuario tendría que habilitar al estafador.

Mi primera pregunta sería, ¿saben qué tipo de problema están resolviendo? Por ejemplo, si han notado que las personas son escépticas de usar sus servicios en línea, esta podría ser una señal de que aún temen y no confían en el paso que consiste en el compartir su información. O quizás los clientes vienen una vez, se verifican y luego nunca volverán, Xpass definitivamente resolverá eso.

¿Por qué? Porque Xpass permite que los clientes se verifiquen desde su teléfono y creen una cuenta única. Con Xpass, los clientes pueden volver a acceder a varios servicios con la misma cuenta usando su perfil.

Los clientes ya no tienen que preocuparse por cómo van a acceder a cierto servicio nuevamente. No hay necesidad de tener que recordar múltiples contraseñas o correos electrónicos correctos, o cuestionarse si ese servicio es seguro de usar.

Las identidades digitales no son como una memoria USB que se puede pasar a otra persona. Es todo lo contrario. Nadie puede usar la identidad digital, excepto la persona a la que pertenece. Por ejemplo, si un cliente desea enviar 100 o 500 Pesos, son los únicos que pueden autorizar esa transacción con una identidad digital.

Digamos que Citibanamex decide asociarse con nosotros. Y supongamos que Citibanamex se asocia con algunas aerolíneas. Además, Citi Banamex podría asociarse con algunas tiendas que también ofrecen pagos diferidos sin intereses. Citibanamex podría dar fácilmente a sus clientes una identidad digital y estas tiendas dar acceso a su plataforma. Sus clientes podrían usar esa identidad digital para comprar un boleto de avión y registrarse en el aeropuerto.

Y eso es todo acerca de las identidades digitales. Xpass verifica a los clientes una vez, tienen códigos PIN que solo ellos conocen y pueden usarlos tantas veces como lo deseen. Y esta es una situación en la que todos ganan. Con esto logramos que los clientes tengan el control de sus datos y puedan acceder a los servicios con facilidad y para las empresas significa una disminución en los costos de verificación y autenticación del usuario.

Aquí hay dos ejemplos: Las empresas con más de 10,000 usuarios anuales pagan más de 5 USD por verificación. Supongamos que estos clientes también usarían Airbnb para obtener ganancias de su propiedad y enviarán ese dinero a México mediante otro servicio de envíos de dinero. La verificación completa cuesta más de 10 USD para ambas compañías.

En otro ejemplo, Xpass verifica a un cliente que está buscando obtener un préstamo y al mismo tiempo está solicitando algún servicio gubernamental. Supongamos que tanto la empresa privada como el gobierno están usando Xpass. Sería muy fácil reutilizar la misma ID para que el cliente pueda acceder a los servicios de fintech. La información se compartiría con el consentimiento del cliente. Si el gobierno está pagando por la verificación de identidad, entonces la empresa esencialmente pagará solo centavos, porque están adquiriendo información ya verificada y consentida por su usuario.

Si estás buscando formas de mejorar tus procesos de identificación digital y vinculación de usuarios, pónte en contacto con nosotros aquí.

Xpass is creating an ID wallet for seamless digital onboarding in Latin America

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store